Los españoles prefieren depósitos a plazo fijo para sus ahorros

Hay quienes se muestran sorprendidos con el hecho de que los españoles sigan aferrándose a los depósitos a plazo fijo como principal vehículo para la acumulación de sus ahorros.

El principal argumento que enarbolan quienes se muestran estupefactos ante esta situación son el hecho de que los tipos de interés a los que se remuneran las imposiciones a plazo fijo están en mínimos históricos y poco falta para que tengamos que pagar dinero a cambio de inmovilizar nuestros ahorros en el banco de toda la vida.

En realidad, algunos no se dan cuenta de que ya hemos comenzado a pagar por tener los ahorros en el banco. Sencillamente, las entidades se están cuidando y mucho de que se note. En lugar de utilizar tipos de interés negativos, han comenzado a recuperar las antiguas comisiones de mantenimiento de la cuenta o, directamente, han incrementado las comisiones de servicios.

En cualquier caso, y centrándonos en el asunto de los depósitos, vamos a analizar cuáles son las estadísticas al respecto, para después intentar entender la fijación de los españoles con ellos.

Las estadísticas de la contratación de depósitos a plazo fijo por los consumidores españoles

El depósito es la elección principal de los ahorradores españoles

La encuesta publicada por la EFPA (Asociación Europea de Asesoría y Planificación Financiera en España) respecto a las cifras de contratación de depósitos durante el año 2016 no arrojó demasiadas dudas. El 72% de los ahorradores de nuestro país tiene plena confianza en los depósitos bancarios como vehículo para extraer rentabilidad de sus ahorros.

Pero eso no es todo. De acuerdo con el mismo informe, la aversión al riesgo parece haberse instalado en la mentalidad de los españoles, quienes anteponen la seguridad a la rentabilidad o la fiscalidad.

Por su parte, el estudio publicado por IEB (Instituto de Estudios Bursátiles de Madrid) sobre las “Nuevas Tendencias del ahorro en España” indicó que el 49% de los consumidores españoles eligen los depósitos como principal instrumento de canalización de sus ahorros.

Los ahorradores españoles no son propensos a la contratación de depósitos fuera de España

Depósitos bancariosPor otro lado, el mismo estudio de IEB revela que la mayor parte de ahorradores españoles se decanta por contratar depósitos nacionales. Concretamente, el 51% de los consumidores afirma preferir el mercado español, mientras que el 14,7% amplia sus miras en Europa, el 6,4% en EE.UU. y el 6,5% en otros mercados.

En este sentido, resulta una clara pérdida de oportunidad por parte de muchos consumidores dado que, actualmente, es relativamente sencillo contratar depósitos extranjeros cubiertos por sus respectivos fondos de garantía y conseguir unas rentabilidades muchísimo más elevadas que las ofrecidas en España. De media, la rentabilidad de los depósitos en la zona euro ronda el 2%, mientras que la media española apenas alcanza el 0,1% TAE.

Por qué los españoles siguen prefiriendo los depósitos a plazo fijo

Como ya hemos señalado en el anterior apartado, el riesgo inherente a otros productos financieros enfría los ánimos de los ahorradores españoles. Al fin y al cabo, no se debe confundir el ahorro con la inversión, por mucho que nuestro gestor bancario intente mezclar ambos conceptos.

Los depósitos a plazo fijo ofrecen una seguridad que muchos otros productos no proporcionan:

La rentabilidad especificada en el contrato es exactamente aquella que se logra una vez ha vencido el contrato del depósito. No hay sorpresas de ningún tipo, ni variables que pueden afectar a la rentabilidad esperada.

Los depósitos a plazo fijo están cubiertos por el Fondo de Garantía de Depósitos, hasta un máximo de 100.000 euros por cliente y entidad bancaria.

Aún hoy en día, es posible encontrar depósitos con una rentabilidad interesante y muy superior a la media del mercado. Fundamentalmente, se trata de depósitos de bienvenida sin compromiso de permanencia, como los de Selfbank o Wizink. No obstante, también los hay disponibles para todo el mundo, como los depósitos de Crédit Agricole o los depósitos Facto de Farmafactoring.

Qué expectativas hay para los depósitos a plazo fijo en España

Las expectativas para los depósitos a plazo en España no son especialmente alentadoras. Es cierto que la mejoría de la economía anticipa la posible corrección de los tipos de interés fijados por el Banco Central Europeo, lo que podría suponer un repunte en la remuneración de los depósitos a plazo fijo.

No obstante, se trata de una perspectiva a varios años vista. En primer lugar, es necesario que la recuperación económica de la zona euro se consolide lo suficiente como para que tenga lugar una corrección del tipo de interés. En segundo lugar, dicha corrección tiene que ser suficientemente significativa como para que genere un repunte importante en la remuneración de las imposiciones a plazo fijo.

Alternativas similares a los depósitos a plazo fijo, pero más rentables

Finalmente, no queríamos cerrar este artículo sin indicar que los depósitos a plazo fijo no son la única alternativa viable para los ahorradores que quieren evitar el riesgo de los productos de inversión a toda costa.

No nos estamos refiriendo a los productos complejos que muchos gestores intentan “endosar” sus clientes más conservadores, con la promesa de una hipotética alta remuneración.

En realidad, nuestros ojos están fijados en las cuentas nómina con saldo remunerado. Este tipo de cuenta bancaria se ha convertido en el producto estrella de muchas entidades y el principal mecanismo de captación de clientes y activos. El funcionamiento es muy sencillo.

A cambio de domiciliar la nómina, pensión o ayuda social –y quizá los recibos habituales- el banco se compromete a remunerar el saldo depositado en la cuenta a un tipo de interés mucho más elevado que la media del sector. Tal es el caso, por ejemplo, de la cuenta nómina Bankinter, la cuenta 1/2/3 del Banco Santander, la cuenta nómina de Openbank o la cuenta Expansión Plus del Banco Sabadell, por mencionar algunas.

En conclusión, los ahorradores españoles son conservadores y aún tienen recursos suficientes para sacar el partido a sus ahorros mediante depósitos a plazo fijo o productos muy similares.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *