Depósitos o Cuentas remuneradas ¿Cuáles son sus principales diferencias?

Las continuas bajadas del Euribor han terminado por deprimir la rentabilidad ofrecida por los depósitos, hasta el punto de que estos han dejado de resultar una opción de ahorro atractiva, al menos, en su mayoría.

No obstante, los bancos llevan tiempo optando por destacar sus cuentas remuneradas como un reclamo publicitario con el que atraer a nuevos clientes.

La cuestión es que los depósitos a plazo fijo y las cuentas remuneradas no son el mismo tipo de producto financiero. ¿Conoces sus verdaderas diferencias? Presta atención, porque vamos a hacer un análisis pormenorizado de éstas.

¿Con qué tipo de cuenta remunerada vas a comparar los depósitos?

El primer aspecto que necesitas conocer es el hecho de que no todas las cuentas remuneradas son iguales.

Cuenta remunerada tradicional

La cuenta remunerada tradicional, conocida como cuenta de ahorro, consiste en una cuenta a la vista cuya operativa está muy limitada y que remunera el saldo depositado en ella a un determinado tipo de interés que está sujeto a los cambios que pueda determinar el banco.

Esta cuenta no admite domiciliaciones bancarias, ni tarjetas vinculadas. Además, las transferencias suelen estar bastante limitadas o no ser posibles, salvo realizando una solicitud expresa de forma telefónica o presencial en la oficina, indicando que se desea rescatar parte o la totalidad del dinero contenido en la cuenta.

En definitiva, se trata de un producto centrado en el ahorro, cuya única diferencia con los depósitos es el hecho de que no existe ningún tipo de compromiso temporal por parte del cliente o un compromiso de rentabilidad fija por parte de la entidad. Además, tampoco suelen establecer límite al saldo remunerado.

Cuenta nómina con remuneración

Las cuentas nómina con remuneración son cuentas corrientes plenamente operativas; es decir, admiten domiciliaciones, vinculación de tarjetas, transferencias, cobro de cheques o cualquier operativa habitual propia de una cuenta corriente.

Logo ING Direct

Cuenta Remunerada

  • Interés: 0,30% TAE
  • Plazo: Sin plazo
  • Destino: Todos
  • Penalización: Ninguna
Logo Credit Agricole

Depósitos Crédit Agricole

  • Interés: Entre el 0,70% y el 1,25% TAE
  • Plazo: De 6 a 36 meses
  • Destino: Todos los clientes
  • Penalización: Consultar
Logo WiZink

Depósitos WiZink

  • Interés: 1% TAE
  • Plazo: 18 meses
  • Destino: Todos los clientes
  • Penalización: 100% intereses

Salvo contadas excepciones, su remuneración está vinculada al cumplimiento de una serie de condiciones, la primera de las cuales suele ser la domiciliación de una nómina, pensión o ingreso equivalente. Cabe mencionar que es posible que se exija el cumplimiento de otras condiciones complementarias para obtener la remuneración obtenida como, por ejemplo, la domiciliación de recibos.

La remuneración de este tipo de cuentas suele ser considerablemente mayor que la ofrecida por las cuentas de ahorro, por lo que se han convertido en un producto muy atractivo para los clientes.

De hecho, pueden llegar a ofrecer un tipo de interés mayor que el de muchos depósitos. De ser éste el caso, el saldo a remunerar suele estar limitado. En el resto de cuentas nóminas remuneradas, no suele haber techo alguno, pero el tipo de interés es bastante más bajo.

Cuentas híbridas

Las cuentas híbridas son aquellas que se basan en una cuenta corriente normal sin remuneración, pero cuyo saldo excedente de un determinado importe sí es remunerado. Por regla general, se ilustran en forma de 2 cuentas: aquellas que es operativa y aquella en la que se deposita el saldo extra. Ésta última no tiene operatividad alguna y, en realidad, es una posición totalmente virtual.

En este caso, esta segunda cuenta es muy similar a las cuentas de ahorro.

Cuentas remuneradas online

Entre las cuentas que se ofrecen actualmente a través de Internet existen:

  • Opciones que no admiten ninguna operativa que no sea la de realización de transferencias a la cuenta externa previamente vinculada.
  • Opciones que sí contemplan una operativa mayor, incluso sin exigir la domiciliación de una nómina o pensión. Este caso es, no obstante, bastante minoritario. Además, siempre tienen la contrapartida de que se requiere disponer de una cuenta corriente en un banco con oficinas físicas para poder rescatar el dinero depositado en la cuenta online.

Capacidad para rescatar el importe depositado

Depósitos y cuentas remuneradasCuando se contrata un depósito a plazo, se adquiere el compromiso de mantener dicho dinero inmovilizado durante el tiempo que se haya establecido en el contrato. En caso de querer recuperar el capital de forma anticipada, deberá hacerse frente a la correspondiente penalización.

En los casos más raros, no se establece penalización alguna y se consiguen todos los intereses generados hasta la fecha de vencimiento. En otros casos, se reduce el tipo de interés ofrecido en proporción al tiempo que realmente se han mantenido en vigor depósito. Para ello, cada banco establece sus propias fórmulas de cálculo.

Finalmente, en el caso de las entidades con políticas más agresivas, la penalización supone la pérdida de todos los intereses generados hasta la fecha.

En el caso de las cuentas remuneradas, este problema sencillamente no existe, dado que no hay ningún compromiso de mantener el dinero durante un plazo concreto. El saldo depositado genera intereses sobre el dinero que esté presente y punto. Si se decide vaciar o incluso cancelar la cuenta, se recupera el capital que haya en ella, así como los intereses que hayan ido generándose.

Tipo de interés de la remuneración

Mayor tipo de interés de los depósitos

Habitualmente, los depósitos siempre han ofrecido un mayor tipo de interés que las cuentas remuneradas tradicionales. Esto se debe al simple hecho de que los primeros establecen un periodo de compromiso y las segundas no.

No obstante, como hemos señalado hace un momento, determinadas cuentas remuneradas con domiciliación de nómina pueden llegar a ofrecer un interés muy superior al de los depósitos Eso sí, el saldo a remunerar también está limitado.

Tipo de interés garantizado en los depósitos

Por otra parte, los depósitos garantizan que el capital será remunerado al tipo de interés que se haya pactado en el contrato y durante toda la duración del mismo.

Por el contrario, las cuentas remuneradas no implican este compromiso por parte de las entidades bancarias. De hecho, a lo largo de estos últimos años, hemos visto cómo los bancos han ido recortado no sólo los tipos ofrecidos por sus nuevos depósitos, sino también en el de las cuentas remuneradas ya contratadas por sus clientes.

Limitaciones sobre el capital remunerado

Casi todos los depósitos establecen un máximo de importe contratable y muchos de ellos, también exigen un mínimo.

Además, en el momento en que se cierra la contratación, no es posible hacer una aportación complementaria al mismo depósito con posterioridad. Esto significa que el capital remunerado está siempre limitado, tanto antes de la contratación, como después de la misma.

Las cuentas remuneradas tradicionales no suelen establecer este tipo de limitaciones. El cliente recibirá una remuneración sobre todo el dinero que deposite en la cuenta, desde el momento en que lo deposite y hasta que decida retirarlo. La única excepción es el caso ya visto de las cuentas nómina con remuneración.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *