¿Qué es el preahorro? Cómo ahorrar de forma automática

El preahorro es una sencilla técnica destinada a automatizar el ahorro de forma que, con el paso del tiempo, uno no se dé cuenta de que está ahorrando ni se percate de la privación que esto pueda suponer. Se trata de una de las formas más efectivas y sencillas para ahorrar.

Preahorrar es mucho más fácil que ahorrar

Habitualmente, la gente concibe el ahorro como la acumulación del dinero que queda después de los gastos habituales del día a día. A final de mes, el saldo remanente es, en teoría, destinado a un producto de ahorro como las cuentas remuneradas. El problema de este planteamiento es que, en la mayoría de los casos, cuando llega el fin de mes, no queda nada que ahorrar. Se ha gastado la mayor parte del capital disponible. Es más, a menudo se ha utilizado más crédito del que uno puede permitirse. Esto es debido a que se nos educa con la necesidad de obtener satisfacción inmediata, y tenemos serias dificultades para posponer la recompensa o el disfrute de nuestro esfuerzo. Un excesivo consumismo y la falta de control sobre aquello que compramos hacen que siempre agotemos los recursos de los que disponemos con independencia de la cantidad de que se trate. Es decir, resulta indiferente la cantidad a la que ascienda nuestro sueldo. Tendemos a adaptar nuestro estil de vida y nuestros hábitos de consumo al dinero que tenemos.

Es aquí donde reside la clave del preahorro, pues lo que esta técnica hace es limitar el dinero del que disponemos desde un principio. De esa manera, no gastaremos algo que “no tenemos”.

¿Cómo funciona el preahorro?

PreahorroLa técnica más habitual del preahorro consiste en sustraer un porcentaje de nuestros ingresos regulares –nuestro sueldo- de forma automática justo en el momento en que éstos llegan a nuestra cuenta. Actualmente, esto es algo muy sencillo de programar a través del servicio de banca online. Sencillamente:

  • Debemos ordenar una transferencia periódica a una cuenta separada destinada al ahorro.
  • Dicha transferencia debe tener lugar a principios de cada mes, justo después de que nos sea depositado nuestro sueldo en la cuenta.

Dependiendo de la cantidad sustraída para el ahorro, cierta sensación de escasez o privación puede tener lugar durante el primer mes. Sin embargo, es muy fácil acostumbrarse al dinero disponible y, a partir del segundo mes, la sensación de privación habrá desaparecido. Con el paso del tiempo, prácticamente uno es inconsciente de que está viviendo con menos dinero que antes y, al mismo tiempo, está ahorrando.

Dado que el proceso se automatiza, sólo es necesario reunir la fuerza de voluntad para ordenar la transferencia periódica la primera vez. Después, el proceso funciona en automático resultando totalmente indoloro.

Además, el preahorro tiende a prolongarse en el tiempo porque, para detenerlo, será necesario ordenar voluntariamente la cancelación de las transferencias. El sólo hecho de tener que realizar ese acto de forma consciente supone una barrera gracias a la cual, cuando se empieza a preahorrar, se sigue haciéndolo toda la vida.

¿Cuánto se debe preahorrar?

No hay una cantidad fija preestablecida pues todo depende de nuestro coste de vida. Por esa razón, se recomienda utilizar un porcentaje. En función de nuestros objetivos de ahorro, dicho porcentaje será más elevado. Por ejemplo, si optamos por un 10% de nuestro salario eso significa que en 10 meses habremos ahorrado el equivalente a un mes de salario completo.

Con el fin de que el impacto sea lo más llevadero posible se recomienda empezar con una cantidad relativamente baja -como un 5% ó un 10%- e incrementarla progresivamente. Ahora bien, debe tenerse en cuenta que, de la misma manera que empezar a preahorrar es el momento más difícil, cualquier incremento en el preahorro también requerirá de una buena dosis de fuerza de voluntad.

¿Cómo empezar a preahorrar?

  1. Determina el porcentaje de tu salario que quieres destinar al preahorro: Escoge un porcentaje que sea realmente representativo y te permita acumular ahorros de forma sustancial en relación a tu calidad de vida.
  2. Abre la cuenta a la que vas a transferir el efectivo preahorrado: La mejor opción son las cuentas remuneradas que estén exentas de comisiones, nosotros te recomendamos la Cuenta Coinc de Bankinter, que ofrece una de las más altas rentabilidades en este tipo de producto, es totalmente online y no tiene comisiones ni gastos de ningún tipo. Además, es preferible que dichas cuentas no sean susceptibles de domiciliación de recibos ni cargo alguno. Una vez el efectivo se vaya acumulando es recomendable desviarlo a otros productos de ahorro más rentables como los depósitos a plazo fijo.
  3. Programa en tu servicio de banca online una transferencia automática a principios de cada mes. En su defecto, también puedes acudir a tu oficina y solicitar que te realicen este tipo de transferencia de forma periódica. Asegúrate de que la transferencia no tenga ningún coste.
  4. Olvida que estás ahorrando y sigue con tu día a día. Tras el paso de los meses, examina la cuenta a la que has destinado los fondos preahorrados y alégrate por el buen trabajo.
  5. Si dispones de capital suficiente y una opción rentable, transfiere parte de tus ahorros a un depósito que te proporcione una mayor rentabilidad.
  6. Sigue con tu vida. El preahorro está en modo automático.

¿El preahorro funciona?

Según las estadísticas, las personas que preahorran logran acumular 10 veces más de efectivo que aquellas que intentan ahorrar a final de mes. Esta cifra habla por sí misma. Empieza a preahorrar desde hoy mismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *