Los depósitos españoles entre los menos rentables de Europa

La política monetaria del Banco Central Europeo está perjudicando de forma bastante seria a los ahorradores europeos y, más concretamente, a los españoles. Los bajos tipos de interés que rigen el mercado en la actualidad son una losa que pesa demasiado sobre los ahorros de los ciudadanos, que les obligan a buscar alternativas de inversión que proporcionen una mayor rentabilidad, aunque sea a costa de asumir un mayor riesgo.

Pero, ¿qué hay del resto de Europa? Dado que las decisiones del Banco Central Europeo afectan de igual manera a los bancos españoles que a los bancos alemanes o franceses, ¿están los tipos de interés igual de bajos en el resto de países que en España? La lógica nos hace pensar que los depósitos de las entidades financieras de los países del resto de Europa siguen la misma senda de España. En realidad, lo cierto es que existen diferencias sustanciales entre los rendimientos de unos y otros países dentro de la Eurozona, y no digamos ya fuera de ella.

Rentabilidad media europea, por debajo del 1%

La rentabilidad media de los depósitos a nivel europeo fue del 0,88%, bastante por debajo de la cifra psicológica del 1%. La diferencia entre la tenencia de dinero en efectivo y un depósito a plazo fijo prácticamente no existe, y muchos ciudadanos prefieren mantenerlo disponible en una cuenta corriente antes de colocarlo en un depósito a plazo fijo que no proporciona rentabilidad. En España, la situación es aún peor. La rentabilidad media de los depósitos en nuestro país fue de 0,40%, más de la mitad de los depósitos en el resto de la Eurozona.

Depósitos españolesEspaña está muy lejos del país europeo con mayor interés, que en 2015 fue Eslovaquia, con una rentabilidad media del 1,83%. Justo por detrás se sitúa Grecia, un país que en los últimos años ha estado al borde de la quiebra, con los canales de financiación por parte del Banco Central Europeo cerrados y con unas necesidades de financiación que han obligado a sus entidades financieras a ofrecer un interés muy por encima de la media europea.

Por detrás de estos países, pero por encima de la media Europea, están Países Bajos (1,72%), Chipre (1,65%), Francia (1,24%), Italia (1,21%), Malta (1,07%), Bélgica (1,06%) y Finlandia (1,02%). Por debajo de la media se sitúan, en orden descendente, Portugal (0,73%), España (0,40%), Austria y Alemania (0,38%), Eslovenia (0,37%), Estonia (0,28%), Luxemburgo y Letonia (0,23%) y, por último, Lituania, el país que peor remunera a los depósitos a plazo fijo, con un interés medio del 0,15%.

Por tanto, solo los depósitos de Austria, Alemania, Eslovenia, Estonia, Luxemburgo, Letonia y Lituania proporcionan un interés inferior a la media española. Estamos en el vagón de cola a nivel europeo y mundial, y eso lo sufren los ahorradores.

¿Qué pasará en el futuro?

Con el anuncio de Mario Draghi de mayores compras de activos, incluyendo bonos municipales y regionales, y el anuncio del incremento de tipos de interés en Estados Unidos en 0,25 puntos porcentuales, el futuro puede ser todavía más complicado para los depósitos españoles. No cabe esperar cambios hasta bien entrado el 2017, y siempre y cuando el BCE finalice con su programa de compra de activos que, inicialmente, estaba previsto para septiembre de 2016 pero que, previsiblemente, se irá alargando con el tiempo mientras la inflación no sea un problema y el crecimiento europeo se consolide.

En cualquier caso, no hay lugar para una nueva guerra del pasivo como la que vivíamos en los años de bonanza económica, en donde los depósitos llegaban a remunerar con un interés que en muchas ocasiones superaba el 4% TAE. España seguirá ofreciendo depósitos con rentabilidades inferiores a la media europea y, en los próximos meses, podríamos hablar incluso de rentabilidades reales negativas, si consideramos un repunte inflacionario provocado por la decidida acción del BCE.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *