Las cuentas de ahorro menos rentables

En la actualidad, es posible encontrar una gran variedad de cuentas de ahorro que ofrecen cierta rentabilidad sobre el saldo depositado en ellas. Las condiciones a cambio de recibir dicha remuneración pueden ser bastante dispares, si bien, y salvo honrosas excepciones, el requisito primordial suele ser domiciliar la nómina o pensión. A este primer requisito pueden añadírsele la domiciliación de recibos, o incluso el uso regular de las tarjetas.

Ahora bien, a cambio de este tipo de compromisos, cabría esperar una buena remuneración o algún otro tipo de ventaja o recompensa. Sin embargo, hay entidades que no las ofrecen o que, aún ofreciéndolas, podrían no ser del todo favorables según los casos.

Advertencias previas

Realizar este ranking no es algo sencillo dado que algunas de estas cuentas pueden resultar muy ventajosas para determinado perfil de cliente, pero un total desastre económico para otros. Nos aseguraremos de aclarar esos puntos en cada uno de los apartados.

El listado actual, no incluye, por supuesto, todo el conjunto de cuentas corrientes tradicionales que implican algún tipo de comisión de mantenimiento. Este tipo de casos suelen afectar a las cuentas corrientes que no tienen domiciliado ningún tipo de ingreso regular, recibo, ni tampoco el cliente ha contratado servicio o producto alguno con la entidad.

Igualmente, pudiera darse el caso de las cuentas de los bancos y antiguas cajas de ahorro minoritarias tengan entre sus productos alguna cuenta de ahorro de condiciones especialmente perjudiciales. Por motivos prácticos, no hemos cubierto esa reducida cuota del mercado.

Analiza bien estas cuentas pues podrían no resultarte rentables

Cuenta Plan Nómina del Banco Popular

Cuentas menos rentablesLa cuenta Plan Nómina del Banco Popular puede ser el paraíso de un cliente con un perfil consumidor considerablemente elevado. Esto es debido a que incluya sendas tarjetas de crédito Global Bonus e Iberia Sendo (American Express +Visa). En principio, estas tarjetas son gratuitas. El problema es que se requiere un consumo anual de 2.000 euros y 4.000 respectivamente con cada una de ellas. De lo contrario, habrá que hacer frente a sus cuotas de mantenimiento. Y esto para la versión básica de la cuenta, en la que se solicita una nómina de 600 euros, junto con la domiciliación de 3 recibos del hogar, la realización de 12 compras trimestrales con las tarjetas, mantener un saldo de 30.000 euros en productos de ahorro, contratar seguros de auto, hogar, vida y salud, así como ser titular de 1.000 acciones del popular depositadas en una entidad del Grupo Banco Popular.

Es cierto, que esta cuenta incluye el acceso a un plan de descuentos en un listado de establecimientos relativamente extensos, entre los que no se encuentran comercios de alimentación en grandes superficies. Sin embargo, este factor no compensa las exigencias puesta por el Banco Popular a sus clientes. Contar con semejantes ahorros en la entidad y verse obligado a llevar a cabo elevados consumos con las tarjetas es la receta perfecta para una pésima rentabilidad; máxime en el caso del perfil de cliente más modesto.

De hecho, la cuenta de ahorro de su filial virtual WiZink ofrece actualmente una remuneración al 0,75% TAE sin necesidad de cumplir con requisito alguno. Eso sí, no permite domiciliaciones.

Cuenta 1/2/3 del Banco Santander

La cuenta 1/2/3 del Banco Santander ha gozado de una gran divulgación y trato bastante favorable por parte de la prensa especializada. No obstante, no podemos obviar el hecho de que, en determinados casos, esta cuenta puede resultar en una rentabilidad negativa.

Hay que tener en cuenta que, si bien la cuenta 1/2/3 es remunerada, los primeros 1.000 euros de saldo no cuentan con remuneración alguna. Además, al contrario que el resto de la competencia, esa cuenta sí tiene una comisión de mantenimiento de 3 euros mensuales, que pueden convertirse en 8 euros en caso de no cumplir con todas las condiciones exigidas por la entidad, entre las que se encuentran la domiciliación de una nómina, pensión o equivalente; la domiciliación de 3 recibos diferentes cada 3 meses, así como el uso de la tarjeta un mínimo de 6 veces por trimestre.

Para ser justos, conviene recordar que esta cuenta ofrece diversos descuentos sobre una serie de recibos que se domicilien en la misma. Ahora bien, perfectamente puede darse el caso de que la suma de los descuentos recibidos sea inferior al coste mantenimiento mensual de la cuenta. Si a esta circunstancia le unimos el hecho de que nuestro saldo en cuenta sea inferior a 1.000 euros, podríamos encontrarnos con que la cuenta 1/2/3 no sólo no ofrece rentabilidad alguna, sino que nos hace perder dinero.

De nuevo, nos encontramos con un caso en el que se está perjudicando a los clientes con ingresos más modestos.

Cuenta sin comisiones de Bankia “Por ser tú”

La cuenta sin comisiones de Bankia utiliza el lema “Por ser tú”. Lo que no deja claro es si es bueno o malo. La cuestión es que las comisiones de las que a priori uno puede quedar exento son las de mantenimiento y administración, uso de las tarjetas, ingreso de cheques y emisión de transferencias.

Ahora bien, para poder beneficiarse de este beneficio es necesario ser titular de 1.000 acciones de la entidad. Teniendo en cuenta las dudas sobre la viabilidad de la misma y el rescate bancario al que tuvo que ser sometida hace algunos años, este requisito no deja de ser algo sorprendente.

Quizá lo peor de todo es que entre el listado de comisiones indicadas anteriormente no se incluye la cuota anual por la tarjeta de crédito. En este caso, será necesario llevar a cabo gastos superiores a 5.000 euros (sin incluir los gastos con la tarjeta Iberia) para poder acceder a la gratuidad de dicha cuota.

En definitiva, nos encontramos con un caso en el que las condiciones solicitadas no justifican en absoluto la contratación de una cuenta de ahorro que no proporciona rentabilidad alguna.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *