La rentabilidad de los depósitos se mantendrá baja todo el 2017

Las perspectivas respecto a los depósitos a plazo siguen siendo bastante malas. La tendencia a la baja de los últimos años no tiene visos de corregirse e incluso podríamos seguir asistiendo a una reducción progresiva hasta alcanzar el tipo cero o tipos negativos.

De hecho, hace ya tiempo que el tipo negativo se ha impuesto en la emisión de determinados tipos de deuda pública y privada. Alemania fue uno de los primeros países en colocar deuda pública a interés negativo. En el sector privado, Nestlé también ha logrado “endeudarse” con un tipo de interés negativo.

El propio Banco Central Europeo penaliza a los bancos que tengan dinero depositado en esta entidad.

Depósitos a tipo de interés negativo

Es sólo cuestión de tiempo que los tipos de interés negativo llegan al ámbito del consumidor, aunque lo más probable es que primero afecte a las empresas o que sencillamente las entidades dejen de ofrecer contratos de depósitos a plazo fijo.

Eliminación de los depósitos

De hecho, algunas entidades –como en la Banco Santander- hace tiempo que retiraron la oferta de depósitos a plazo de sus respectivas páginas webs. Por supuesto, eso no significa que hayan eliminado por completo este producto, dado que los mejores clientes siempre tienen a su disposición imposiciones a plazo. Sin embargo, sí que han dejado de ofrecerla de manera pública y generalizada.

Recorte generalizado de los tipos de interés

Baja rentabilidad depósitosLa trayectoria de los tipos de interés a lo largo del año pasado no arroja lugar a dudas. La rentabilidad a un año cayó por debajo del 1%. En la mayor parte de los casos, dicha remuneración se situó incluso por debajo del 0,5%.

Es cierto que el cierre del 2016 fue testigo de una fugaz subida de los tipos de interés de algunos depósitos –como los ofrecidos por Crédit Agricole-. Sin embargo, la tónica generalizada ha sido la de la corrección a la baja. No en vano, entidades como ING Direct inauguraban el año bajando el tipo de su cuenta Naranja del 0,20% TAE al 0,10% TAE.

Política monetaria del Banco Central Europeo

Una de las principales causas de la caída en picado de los tipos de interés es la política monetaria del Banco Central Europeo. Con el objetivo de estimular la economía y la concesión del crédito, el BCE ha reducido progresivamente el tipo de interés del dinero e incluso ha comenzado a penalizar a las entidades que inmovilicen su capital.

El presidente de esta entidad -Mario Draghi- ha expresado en múltiples ocasiones que la política monetaria se mantendrá en esta línea hasta que la economía de la zona euro de muestras evidentes de recuperación sostenida. Éste último adjetivo parece ser la clave, dado que la economía europea ha crecido a lo largo del último ejercicio. Desgraciadamente, aún no se tiene certeza de que dicho crecimiento pueda mantenerse en el tiempo ni si se verá trasladado al consumidor final.

Alza de tipos de interés en la Reserva Federal

La Reserva Federal de los Estados Unidos adoptó la política de reducción de tipos de interés tiempo antes que el BCE. En cierto modo, la política monetaria europea parece seguir los pasos que la norteamericana.

Pues bien, la Reserva Federal ya ha comenzado a hacer leves subidas del tipo de interés, lo que algunos consideran como un indicio de que el BCE no tardará en hacerlo. Ciertamente, de ser así, lo más probable es que los tipos a los que se remuneran los depósitos también subiesen.

Sin embargo, la corrección de tipos realizada por la Reserva Federal ha sido muy liviana por lo que, aunque el BCE emulara esta estrategia, los movimientos en el ámbito de los depósitos serían más bien insignificantes.

Otras repercusiones de los tipos negativos: alza de las comisiones

El hecho de que el tipo de interés del dinero esté en terreno negativo tiene otras repercusiones que pueden terminar afectando al consumidor, más allá de la posibilidad o no de contratar un depósito a plazo fijo.

Tal y como indicábamos al principio, el hecho de que los bancos establezcan tipos de interés negativos en sus depósitos y cuentas es relativamente improbable. Lo más seguro es que el consumidor reaccionase con un gran rechazo.

En su lugar, lo que algunas entidades están haciendo es elevar las comisiones cobradas por sus servicios. En algunos casos –como la cuenta 123 del Banco Santander- se ha comenzado a aplicar una cuota de mantenimiento.

Solución: Mayor vinculación con el banco

Peses a que las perspectivas no son especialmente optimistas respecto a los tipos de interés de los depósitos, aún hay opciones semejantes que sí resultan atractivas para el consumidor, siempre y cuando esté dispuesto a cumplir con ciertas condiciones.

Estamos hablando, por supuesto, de las cuentas remuneradas que tan de moda se han puesto durante los últimos años. Son varias las entidades bancarias que han comenzado a ofrecer un tipo de interés significativo sobre el saldo de la cuenta a cambio de cumplir con determinadas condiciones. Habitualmente, se exige la domiciliación de la nómina o pensión, así como la domiciliación de recibos. En otras ocasiones, se añaden más condiciones, tales como el uso de la tarjeta de crédito o la contratación de seguros comercializados por la propia entidad.

En definitiva, lo más probable es que los tipos de interés de los depósitos se mantengan bajos a lo largo de todo el año 2017, así que tienes 2 alternativas.

  • Contratar depósitos a largo plazo que aún ofrezcan una buena remuneración, para así garantizarte una rentabilidad significativa durante los próximos años.
  • Optar por otros productos de ahorro alternativos, como las cuentas remuneradas con domiciliación de nóminas y otras vinculaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *