Depósitos a plazo fijo para rentabilizar tus ahorros

Como hemos comentado en otros artículos, los depósitos a plazo fijo son un tipo de depósito bancario en el que se ingresa una cantidad de dinero inicial, que deberá permanecer en el banco durante el tiempo establecido previamente al contratar el producto. Durante todo ese periodo, el banco remunerará con un porcentaje de interés ese dinero, pudiendo abonar esos beneficios mensualmente, trimestralmente o bien al vencimiento.

Aunque el tipo de interés que se aplicará al capital depositado es conocido previamente, para que éste se mantenga será necesario que el dinero permanezca en la entidad financiera durante todo el plazo. En caso de retirar todo o parte de la cantidad inicial, los bancos podrán aplicar una penalización en forma de menores rendimientos.

Logo ING Direct

Depósito Naranja ING Direct

  • Interés: 1,50% TAE
  • Plazo: 2 meses
  • Destino: Nuevos clientes
  • Penalización: Ninguna
Logo Credit Agricole

Depósitos Crédit Agricole

  • Interés: Entre el 1,20% y el 1,70% TAE
  • Plazo: De 6 a 36 meses
  • Destino: Todos los clientes
  • Penalización: Consultar
Logo WiZink

Depósitos WiZink

  • Interés: 1,15% TAE
  • Plazo: 14 meses
  • Destino: Todos los clientes
  • Penalización: 100% intereses
Logo WiZink

Depósitos Raisin

  • Interés: 1,05% TAE
  • Plazo: Desde 6 meses
  • Destino: Todos los clientes
  • Penalización: Consultar
Logo Selfbank

Depósito Bienvenida Selfbank

  • Interés: 2,50% TAE
  • Plazo: 3 meses
  • Destino: Todos
  • Penalización: Ninguna
Logo Selfbank

Depósito Bonificado Popular

  • Interés: 1,25% TAE
  • Plazo: 13 meses
  • Destino: Todos
  • Penalización: 100% intereses

Otra característica de los depósitos a plazo fijo es que no se puede ingresar más dinero, en el caso de querer hacerlo será necesario contratar uno nuevo. Tampoco es posible retirar dinero antes de tiempo sin pagar una penalización, esto hace que tengamos que tener el dinero en cierta forma bloqueado hasta que finalice el plazo. Por tanto, es conveniente utilizarlos para rentabilizar ahorros que no vayamos a utilizar durante un cierto periodo de tiempo.

Los bancos utilizan los depósitos bancarios para atraer el capital de los clientes y poder utilizarlo para conceder préstamos personales, hipotecas, créditos y operaciones de inversión. Obligando al cliente a tener el dinero depositado durante un cierto tiempo, se aseguran poder disponer de esos fondos para su operativa, por ello, cuanto más largo sea el plazo, más rentabilidad se ofrece, ya que la entidad puede operar más tiempo con el dinero y sacar mayores beneficios.

Además, los tipos de interés aplicados en estos productos de ahorro dependen directamente del precio del dinero dictado por los tipos de interés oficiales de los bancos centrales. En nuestro caso, dependen del Banco Central Europeo, que dicta el precio al que presta el dinero a los bancos de la zona Euro.

Posibles plazos para los depósitos

De menos de 3 meses

Depósitos a plazo fijoSon los denominados depósitos de corto plazo. Existen algunos que incluso pueden ser contratados por unos pocos días. Su finalidad es la de obtener una remuneración por aquel dinero que vayamos a necesitar en poco tiempo, pero que no queremos que esté parado mientras tanto. Se utilizan mucho en las empresas para rentabilizar el excedente de caja, contratándose de forma repetida imposiciones de pocos días o de 1 o 2 meses para no perder la disponibilidad de ese dinero en el corto plazo.

Su rentabilidad es muy reducida ya que el banco puede disponer del dinero durante poco tiempo, pero mejor es eso que nada. La liquidación de los intereses se produce al vencimiento.

De entre 3 y 12 meses

Son depósitos para el medio plazo y su rentabilidad ya empieza a ser interesante. Para todos aquellos que dispongan de unos ahorros que no vayan a necesitar en un periodo de unos cuantos meses, es la mejor opción para obtener una remuneración por ellos. En el caso de los depósitos a más de 6 meses, los intereses pueden ser abonados mensual o trimestralmente, dependiendo del banco.

En este plazo se enmarcan los conocidos como depósitos bienvenida, que suelen durar entre 3 y 4 meses y que se ofrecen a los nuevos clientes que traigan su dinero a la entidad, remunerándose con un tipo de interés bastante superior al mercado para ese plazo de tiempo.

De más de 12 meses

Son los denominados de largo plazo y su remuneración es la más elevada. Cuanto más largo es el periodo, más alto será el tipo de interés que se aplique. Existen incluso imposiciones que llegan a los 5 años. Se trata de un periodo de tiempo muy largo para tener el dinero inmovilizado, pero si realmente sabemos que no vamos a necesitarlo, es la opción más rentable si no queremos asumir riesgos con otros productos menos seguros.

Con estos productos a tan largo plazo puede surgir el problema de que mientras tengamos el dinero aparcado, los tipos de interés suban y salgan al mercado otros depósitos más rentables que el nuestro. En ese caso, se trata de hacer número y ver si la penalización por sacar el capital antes de tiempo puede ser compensada por la rentabilidad de la nuevo imposición.

Tipos de depósitos a plazo fijo

De interés fijo

Son los más habituales, en este caso los bancos ofrecen previamente las condiciones, según el plazo elegido se otorgará más o menos rentabilidad, pero será fija y estará asegurada si mantenemos el dinero inmovilizado durante el tiempo acordado.

De interés ascendente

Este tipo de depósito a plazo fijo tiene unos intereses que van aumentando con el tiempo, por lo que, cuanto más tiempo esté el dinero en la entidad financiera, mayores rendimientos obtendremos. En este caso no suelen tener una penalización por retirar el dinero antes del vencimiento, ya que la penalización viene establecida en el interés ascendente.

Este tipo de imposición se aplica para plazos de varios años, aplicando un porcentaje de interés durante el primero, que se incrementará en el segundo y así sucesivamente. Para expresar su rentabilidad se indica la media de tipos de interés durante todo el periodo.

En especie

Se trata de un caso especial en el que en lugar de obtener un beneficio en metálico, se disfruta de un regalo de valor equivalente que la entidad ofrece al cliente. Dependiendo de la cantidad de dinero depositada y del plazo elegido, el regalo del depósito en especie será más o menos valioso.

Bonificado

Los depósitos bonificados son aquellos en los que la rentabilidad depende de la vinculación que tengamos con el banco. La contratación de otros productos o la domiciliación de la nómina y de recibos de suministros suelen ser las condiciones que hagan mejorar el tipo de interés aplicado al depósito. Se pueden llegar a obtener remuneraciones muy interesantes con este tipo de productos, pero la vinculación exigida en ocasiones puede ser excesiva.

De interés variable

Son muy poco comunes y difíciles de encontrar, pero existen imposiciones a plazo fijo cuyo tipo de interés cambia con el tiempo. Su valor viene referenciado por un índice externo como puede ser el Euribor o cualquier otra referencia que quiera tomar la entidad financiera. En este caso, la rentabilidad final no se podrá saber de previamente a la contratación del producto.

Depósitos bienvenida

Para finalizar, vamos a hablar de un tipo de depósito a plazo fijo que se encuentra entre los más interesantes de este tipo de producto de ahorro. Son los depósitos bienvenida que, como hemos comentado anteriormente, ofrecen un tipo de interés muy atractivo para nuevos clientes. Se trata de un reclamo que utilizan los bancos para captar nuevo capital y para fidelizar nuevos usuarios.

Se trata de un producto muy recomendable para aprovechar su alta rentabilidad. Sus plazo son muy cortos, no más de 3 o 4 meses, pero durante ese tiempo, obtendremos un tipo de interés que sólo encontraremos en depósitos a largo plazo de varios años de duración. Recomendamos por tanto su contratación si aún no somos clientes de la entidad que los ofrece, una vez llegado el vencimiento, podemos retirar el dinero y moverlo donde queramos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *