Depósitos en especie, ¿alternativa a la baja rentabilidad?

La baja rentabilidad que ofrecen los depósitos a plazo fijo en la actualidad está haciendo que muchos ahorradores desvíen sus ahorros hacia otras alternativas mucho más atractivas, incluyendo fórmulas que, hasta ahora, habían sido minoritarias o no habían tenido gran acogida entre el gran público.

Una de ellas es, precisamente, los depósitos en especie. Se trata de un producto de renta fija ofrecido por las entidades financieras que, a diferencia de otros depósitos en los que la rentabilidad se obtiene en efectivo, un regalo sustituye al metálico. Es decir, en lugar de recibir intereses por nuestro dinero, recibimos un objeto material, que puede ser un televisor, una batería de cocina, un iPad o cualquier otro producto. Su rentabilidad se fija en función del valor del objeto que recibe el titular en el momento de su entrega.

Con imposiciones mínimas

Que un depósito en especie sea interesante o no para el titular que lo contrata va a depender del rendimiento de otros depósitos en ese momento pero, sobre todo, de cuánto dinero vamos a aportar al mismo. Dado que el valor del regalo es el mismo con independencia de las imposiciones, cuanto menos dinero aportemos al depósito, mayor será la rentabilidad. Eso sí, para evitar que los depósitos generen una rentabilidad desorbitada, los bancos exigen imposiciones mínimas.

Depósitos en especieLo que podría ser una ventaja acaba convirtiéndose, por tanto, en todo un hándicap para los depositantes. Pese a que las rentabilidades suelen ser superiores a las de cualquier otro depósito, las imposiciones mínimas suelen ser bastante elevadas y los plazos bastante rígidos.

Por ejemplo, para igualar una rentabilidad de un 1% TAE, una entidad financiera que ofrece un depósito en especie debería ofrecer, por ejemplo, una televisión por valor de 500 euros para una imposición mínima de 50.000 euros, lo cual no siempre es posible para un ahorrador normal. En general, cuanto menores sean las imposiciones y los plazos, menor valor tendrá el regalo y, por tanto, peor será, y viceversa.

¿Y la tributación?

Al igual que cualquier otro depósito, los depósitos en especie también tributan, y Hacienda nos aplicará la correspondiente retención a cuenta en el momento de la recepción del regalo. Se considera que la rentabilidad obtenida es el valor del mercado del artículo, que se calcula multiplicando el importe pagado por la entidad por 1,2 y este resultado se integra dentro de la base imponible del ahorro, tributando a los tipos vigentes en ese momento.

Entonces, ¿me compensa contratar uno de estos productos?

Como en cualquier otro producto de inversión, la decisión de contratar un producto de este tipo se basará en si su rentabilidad (su TAE) es mayor o menor que cualquier otro producto de similares características en cuanto a riesgo y plazo. Como estos depósitos también nos proporcionan la TAE antes de contratarlo, podremos realizar comparaciones con otros productos de similares características.

Un punto en favor de este tipo de producto es que casi siempre recibimos el regalo en el momento de la formalización del contrato, a diferencia de otros depósitos en los que los intereses se liquidan periódicamente o a vencimiento del contrato, pero nunca de manera anticipada.

No obstante, esta supuesta ventaja puede acabar convirtiéndose en un gran inconveniente, especialmente si tenemos necesidades urgentes de liquidez. Y es que, dado que recibimos de manera anticipada el regalo, ninguna entidad nos permitirá cancelar el depósito antes del tiempo pactado. El dinero quedará, de este modo, inmovilizado y sin opción de disponer de ellos.

En cualquier caso, el regalo tiene que tener algún tipo de utilidad para nosotros puesto que, de otro modo, lo mejor es no disponer de él aunque podamos obtener una rentabilidad mayor. Parece de perogrullo, pero muchas personas se fijan únicamente en la TAE del producto sin tener en cuenta si el regalo va a resultar práctico o no y creyendo que no van a tener que tributar por ellos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *