Compara cuentas remuneradas para rentabilizar tus ahorros

Las cuentas remuneradas o de ahorro son un tipo de depósito bancario denominado “a la vista”, que se encuentra a medio camino entre el depósito a plazo fijo y la cuenta corriente. Consisten en cuentas en las que se puede ingresar y retirar dinero cuando se desee y que ofrecen una rentabilidad por el importe que se encuentre depositado en ellas.

Se trata de la forma más habitual de ahorro, ya que la gran mayoría de la población tiene al menos una, en la que van ingresando los excedentes de renta para poder obtener un rendimiento por él mientras no vayan a necesitar el dinero. Para poder operar con las cuentas remuneradas es indispensable utilizar una cuenta corriente, a través de la que se harán los ingresos y retiradas, que puede ser del mismo banco o bien de otro banco distinto.

A continuación recogemos las cuentas de ahorro con mayor remuneración del mercado, para que puedas comparar y elegir la que más te convenga para sacar la máxima rentabilidad a tu capital con total seguridad:

Logo ING Direct

Cuenta Naranja

  • Interés: 0,10% TAE
  • Plazo: Sin plazo
  • Destino: Todos
  • Penalización: Ninguna
Logo ING Direct

Cuenta Remunerada

  • Interés: 0,30% TAE
  • Plazo: Sin plazo
  • Destino: Todos
  • Penalización: Ninguna
Logo WiZink

Cuenta Ahorro WiZink

  • Interés: 0,50% TAE
  • Plazo: Sin plazo
  • Destino: Todos
  • Penalización: Ninguna
Logo Bankinter

Cuenta Nómina Bankinter

  • Interés: 5% TAE
  • Plazo: Primer año (2º al 2% TAE)
  • Destino: Todos
  • Penalización: Ninguna
Logo ING Direct

Cuenta Inteligente

  • Interés: 0,50% TAE
  • Plazo: Sin plazo
  • Destino: Todos
  • Penalización: Ninguna
Logo Selfbank

Cuenta Remunerada Selfbank

  • Interés: 0,15% TAE
  • Plazo: Sin plazo
  • Destino: Todos
  • Penalización: Ninguna

Ventajas de las cuentas de ahorro

  • Disponibilidad. El dinero se puede ingresar y retirar desde este tipo de cuentas con total libertad, sin repercutir en la rentabilidad. El tipo de interés aplicado se hará efectivo sobre la cantidad disponible en cada momento. A diferencia de los depósitos a plazo fijo, en los que si se retira el dinero antes de la fecha de vencimiento se aplicará una penalización sobre la rentabilidad, en las cuentas remuneradas no existe penalización ni plazo de ningún tipo.
  • Sin riesgo. Se trata de uno de los productos de ahorre e inversión más seguros que existen, ya que no hay riesgo de perder dinero, como existe en la renta variable. El importe puede ser remunerado con unos intereses más o menos elevados, pero el capital siempre estará disponible. El único caso en que puede estar en peligro es si la entidad financiera quiebra, pero ya hemos visto en diversas ocasiones como los estados acuden de inmediato al rescate en el caso de que exista peligro de caída de un banco.
  • Garantía del FGD. Incluso en el hipotético caso de que una entidad pueda llegar a quebrar, existe un mecanismo institucional para evitar que los clientes pierdan sus ahorros. Se trata del Fondo de Garantía de Depósitos, que asegura hasta 100.000 euros por titular y por entidad financiera.
  • Sin comisiones. Las cuentas de ahorro no tienen comisiones de ningún tipo, es posible operar con ellas tranquilamente y extraer y depositar dinero sin tener que soportar ningún tipo de gasto. En caso de que tu entidad te aplique algún tipo de comisión por tener el dinero en una cuenta remunerada, protesta para que te lo retiren y, en caso de que no lo hagan, traslada tu dinero a otro banco.
  • Fácil contratación. Es uno de los productos bancarios más fácilmente contratables del mercado, junto a los depósitos a plazo fijo. La única documentación que se suele requerir es un documento de identidad. A diferencia de otros productos, como los préstamos o las tarjetas de crédito, no es necesario aportar ningún tipo de justificante de ingresos ni avales.

Desventajas de las cuentas de ahorro

cuentas-remuneradas

  • Restricciones. Las cuentas remuneradas no suelen permitir la domicilicación de recibos bancarios, la vinculación de tarjetas, el cobro de cheques ni la retirada de dinero en efectivo desde cajeros automáticos. Esto hace que, para operar con ellas, sea necesario disponer de una cuenta corriente desde la que traspasar dinero.
  • Vinculaciones para aumentar la rentabilidad. Existen entidades financieras que vinculan el rendimiento de las cuentas de ahorro a que el cliente contrate ciertos servicios con el banco. Por la tenencia de depósitos, contratación de fondos de inversión, de planes de pensiones, de la utilización de tarjetas de crédito o de la domiciliación de recibos pueden hacer que el tipo de interés que se aplica sea mayor. Sin embargo, existen muchos bancos que no exigen vinculaciones para ofrecer un rendimiento interesante.
  • Intereses bajos. La seguridad el riesgo nulo que tienen las cuentas remuneradas y los depósitos a plazo fijo también tienen la desventaja de que la rentabilidad esté entre las más bajas de los productos de ahorro e inversión. Existen otros productos, como los fondos de inversión y las acciones de bolsa, que tienen un potencial de rentabilidad mucho mayor, pero su riesgo también es elevado, ya que en este caso existe la posibilidad de perder dinero con la operación.

Tipos de cuentas remuneradas

  • Cuentas remuneradas para menores. Pueden ser cuentas infantiles o juveniles, para menores de edad. Se trata de productos que suelen ofrecer una rentabilidad inferior a sus equivalentes para adultos, pero están orientadas a que los menores de edad inicien sus operaciones bancarias y empiecen a familiarizarse con las entidades financieras, depositando los pequeños ahorros que puedan tener.
  • Cuentas remuneradas para empresas y profesionales. Pueden tratarse de cuentas de ahorro como tal, vinculadas a una cuenta de empresa, o bien de cuentas corrientes para empresas que a su vez ofrecen una remuneración. Están orientadas a negocios y a profesionales y permiten a estos obtener una rentabilidad por los excedentes de liquidez que tengan disponibles en cada momento y que necesiten tener disponible rápidamente en caso de necesidad.
  • Cuentas remuneradas para vivienda. Las denominadas cuentas vivienda se utilizan para ahorrar dinero para la compra de un inmueble. Aunque actualmente no tienen un tratamiento fiscal preferente, si que han gozado de ventajas fiscales en el pasado, pudiendo deducirse las cantidades depositadas en ellas. Su objetivo es la adquisición de una vivienda en un futuro, por lo que el dinero no puede ser utilizado en otro propósito. También suelen tener asociado un periodo de permanencia en el que el dinero no puede ser retirado.
  • Cuentas remuneradas tradicionales. Las cuentas de ahorro de toda la vida, en las que ingresar el dinero que hemos ido ahorrando poco a poco.
  • Cuentas remuneradas para educación. Las cuentas remuneradas para estudios también son bastante utilizadas. En ellas se deposita el dinero destinado a pagar los estudios universitarios y superiores en un futuro mientras el estudiante aún se encuentra cursando los niveles más básicos de la enseñanza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *