Cómo contratar depósitos bancarios en el extranjero

Reconozcámoslo, los intereses que, hoy en día, pueden conseguirse con los depósitos a plazo fijo ofrecidos por la banca española son prácticamente ridículos. De hecho, están prácticamente situados en la franja del interés cero. Esta situación implica una pérdida neta de riqueza debido al efecto de la inflación. Ante esa situación, puede que se te haya pasado por la cabeza la idea de optar por algún otro país para encontrar productos de renta fija más rentable. El problema es ¿cómo contratar depósitos bancarios en el extranjero?

En apariencia, este proceso puede resultar bastante complejo. No en vano, la incertidumbre ha hecho que muchos españoles renuncien a esta posibilidad, por muy atractiva que pueda parecer. Veamos si podemos arrojar algo de luz en esta situación y contribuir a que consigas más rentabilidad depositando parte de tus ahorros en otro país.

Proceso para la apertura de depósitos en el extranjero

Como ya imaginarás, cada entidad bancaria puede establecer sus propios procedimientos internos para llevar a cabo la apertura de un depósito con ella. Por ese motivo, no es posible describir un proceso absolutamente fiel para todos los casos.

Lo que sí podemos indicarte son los pasos más habituales, así como aquellas normas a las que tendrás que someterte con independencia de la entidad bancaria con la que decidas operar. Además, para que todo te resulte mucho más fácil, vamos a indicarte las instrucciones para aquellas alternativas que están realmente preparadas para admitir clientes extranjeros vía online. De esa forma, serás capaz de abrir un depósito fuera de España en un plazo récord y sin ningún tipo de dificultad.

1º Rellena el formulario web o accede a la documentación online

Depósitos en el extranjeroLa mayor parte de las entidades suelen disponer en su website de la documentación requerida para la apertura del depósito. En la mayor parte de los casos, ofrecen un formulario web que te guía por los distintos datos que necesitas proporcionar. Esto incluye tus datos de identificación personal y, habitualmente, un número de cuenta asociada en una entidad española y de la que necesitas ser titular. Para ello suele requerirse presentar un extracto bancario para probar dicha titularidad.

En algunos casos, se puede abrir una cuenta corriente en la propia entidad extranjera, de forma que dicha cuenta sea la que reciba el importe de los intereses y el capital del depósito, una vez éste haya sido liquidado.

2º Presentación de la documentación sellada por nuestro banco habitual

Con frecuencia, se exige que nuestro banco habitual proceda a imprimir su sello en la documentación de debemos remitir. De esa forma, se aporta mejor prueba de la titularidad de nuestra cuenta.

3º Envío de la documentación a la entidad bancaria

Una vez se ha completado la documentación, será necesario enviarla debidamente firmada a la dirección que la entidad bancaria haya indicado previamente. Por lo general, suele tratarse de:

  • Las oficinas centrales de dicha entidad bancaria.
  • La oficina de la región geográfica en la que se encuentra España (Ej. Europa Occidental o Cuenca del Mediterráneo)
  • Oficina que la entidad bancaria extranjera haya abierto en España.

Lo más recomendable es que dicha documentación sea enviada por correo certificado y con acuse de recibo. De esa forma, se garantiza que todos los documentos llegan a destino. En el caso de cancelación de la cuenta o del depósito, éste es un requisito prácticamente obligado.

4º Recepción de la copia de la documentación debidamente sellada o firmada

Una vez la entidad bancaria reciba y compruebe la documentación, es necesario que nos reenvíe una copia debidamente firmada o sellada del contrato. Por regla general, suele tener que presentarse en nuestro banco habitual.

5º Declaración informativa en la Agencia Tributaria

Este requisito no es imprescindible en todos los casos, pero conviene que lo tengas en cuenta dado que, podrías llegar a contratar un depósito bancario en el extranjero sin estar cumpliendo con la legalidad vigente.

De acuerdo con la normativa tributaria nacional, es necesario proceder a una declaración informativa sobre bienes y derechos situados en el extranjero, mediante la presentación del formulario 720. Dicho formulario puede ser descargado a través de la página web de la Agencia Tributaria y su presentación puede realizarse telemáticamente a través del mismo portal online.

La obligatoriedad de dicha presentación tiene lugar en aquellos casos en los que los saldos de los depósitos en el extranjero superen los 50.000 euros, una vez llegue el 31 de diciembre. Igualmente, también surge la obligación de proceder a esta declaración cuando el saldo medio de los depósitos supera dicha cifra a lo largo del último trimestre.

Conclusiones acerca de cómo contratar depósitos en el extranjero

Como has podido comprobar la apertura de un depósito en el extranjero es más sencilla de lo que puede parecer en un principio. Por supuesto, hay entidades bancarias que te pondrán muchas más trabas.

Nuestra recomendación es que te limites a los bancos extranjeros que ya están preparados para la contratación de depósitos por parte de ciudadanos de terceros países. En el mejor de los casos, suelen disponer de oficinas en España, para realizar consultas o llevar a cabo la tramitación de una forma mucho más ágil.

Algunos de los ejemplos más notables en este ámbito son la entidad francesa Crédit Agricole o la entidad italiana Farmafactoring. Ambas ofrecen unos depósitos a plazo fijo en unas condiciones mucho más ventajosas que cualquier banco nacional, y el proceso de contratación en sendos casos es increíblemente fácil.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *