¿Cómo ahorrar evitando los gastos hormiga?

Quizá lo primero que te esté preguntando es qué son los gastos hormiga y por qué un insecto debería preocuparme cuando se trata de ahorrar. Es una pregunta justa y vamos a intentar darle respuesta lo antes posible.

¿Qué son los gastos hormiga?

Cuando hablamos de gastos hormiga, nos estamos refiriendo a ese conjunto de compras cuyo coste parece insignificante, motivo por el cual no hacemos seguimiento alguno de los mismos. Suelen estar muy ligados a hábitos diarios o semanales, así como a compras compulsivas.

La mejor manera de explicarlos es, sin lugar a dudas, darte un listado de ejemplos que seguramente reconocerás rápidamente:

  • El café matutino en el bar de la esquina o en la máquina de la oficina.
  • Aperitivos entre horas, entre los que se encuentran la bollería, los sacos, los bocadillos o los refrescos que consumes en cafeterías o máquina dispensadoras de comestibles.
  • Tabaco
  • Loterías, quinielas y otros juegos de azar.
  • Compras compulsivas ya sea en época de rebajas, grandes superficies o tele venta.
  • Prensa diaria y suscripciones a publicaciones que ya no lees.
  • Consumo de refrescos o alcohol durante los fines de semana.

Éstos son tan sólo algunos de los ejemplos más típicos que podemos encontrar entre los hábitos de los españoles. Ciertamente, si analizamos cada uno de estos casos, es fácil percatarse de que el coste unitario de cada uno de ellos resulta reducido en comparación con otros gastos más abultados, como la cuota de la hipoteca, la cesta de la compra semanal, los recibos del hogar, la matrícula escolar de los niños o el coste del gimnasio. Sin embargo, si multiplicamos en número de veces que llevamos a cabo dicho gasto, tendremos una perspectiva muy distinta de su verdadero coste en relación con el beneficio que nos proporcionan.

¿Cómo valorar el impacto de los gastos hormiga?

Gastos hormigaEn lugar de tomar como punto de partida el precio unitario de cada uno de estos gastos, multiplícalo por el número de veces al mes que incurres en el. De esa manera, podrás percatarte del impacto económico que tiene hábito en tu vida. En muchos casos, te sorprenderá y no será una grata sorpresa.

Hasta ahora, el hecho de haber llevado a cabo dicho gasto de forma fraccionada generaba la falsa impresión de que se trataba de un coste relativamente bajo. Con este nuevo punto de vista, es probable que consideres que algunas de tus costumbres diarias constituyen todo un lujo que quizá no deberías estar permitiéndote.

¿Qué puedo hacer con los gastos hormiga?

El consejo que más frecuentemente se repite respecto a los gastos hormigas es el de que su eliminación. Si no es posible prescindir de todos esos gastos de golpe, entonces se recomienda hacerlo progresivamente.

Sin embargo, este consejo es un tanto simplista. Nadie puede discutir que cambiar de hábitos es todo un desafío, sobre todo cuando uno se ha acostumbrado a llevar a cabo este tipo de pequeñas compras a las que no se daba la debida importancia por el hecho de estar muy repartidas.

En su lugar, es muy recomendable comenzar buscando alternativas que resulten mucho más económicas. Tomar el café matutino en casa o llevarte un pequeño sándwich casero a la oficina te permitirán reducir a una cuarta parte el coste mensual de este tipo de hábitos que, por otra parte, puedas consideras indispensables.

Lo mismo se puede decir que determinadas costumbres que, si bien no suponen una cuestión de vida o muerte, ayudan a endulzarte la vida y superar las adversidades con una sonrisa en tu cara. Sencillamente, busca alternativas quizá no tan cómodas o glamurosas pero infinitamente más económicas. Al fin y al cabo, estarás percibiendo el mismo servicio por una fracción de su coste.

Por otra parte, también puedes comenzar a reducir el número de veces en las que incurre en cada uno de estos gastos. De esa manera, en un primer momento, no tendrás la sensación de estar renunciando a algo que ya formaba parte de tu vida.

El verdadero objetivo: Eliminar los gastos hormiga

Sea como fuere, no te engañes. El objetivo último de estos cambios en tus hábitos no es otro que lograr erradicarlos de forma permanente, dado que supone un incremento de tu coste de vida que no supone una sustancial mejora en la calidad de la misma. Calcula todo lo que podrías ahorrarte si eliminaras todos tus gastos hormiga.

Fácilmente te darás cuenta de que podrías destinar ese dinero a un mejor propósito, ya se trate de ahorro para disfrutar de una jubilación más holgada, o bien de la compra de un producto o servicio que sí suponga un cambio a mejor en tu estilo de vida.

¿Cómo ahorrar y eliminar los gastos hormiga con 5 sencillos pasos?

  • Lo primero que debes hacer es anotar cada uno de los gastos hormiga que seas capaz de recordar. Lleva una pequeña libreta contigo y bien crea una nota en tu smartphone. Cada vez que te descubras llevando a cabo algún gasto de este estilo, anótalo.
  • A fin de mes, haz un sumatorio de todos los mini-gastos que has llevado a cabo para evaluar la situación lo mejor posible.
  • Escoge aquellos gastos que menos satisfacción te aporten, pues estos serán los que más fácilmente podrás ir eliminando sin echarlos de menos.
  • Posteriormente, céntrate en aquellos gastos hormiga que tengan un mayor impacto económico. Haz lo posible por reducir el volumen de consumos que llevas a cabo. Esto te permitirá reducir su impacto sin prescindir totalmente de ellos.
  • Progresivamente, ve eliminando completamente los gastos hormiga de tu lista hasta que dispongas de alternativas mucho más económicas y logres prescindir de ellos.

Con el paso del tiempo, te percatarás del enorme ahorro que estos cambios en tu vida pueden llegar a suponer. Comienza a ahorrar evitando los gastos hormiga desde hoy mismo y no vuelvas a mirar atrás nunca más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *